Mi cuaderno y mis notas

Cosas que me gustan.

Karma

​Si en esta vida soy un hombre que golpea a su pareja, en la siguiente vida es posilble que nazca como una mujer y permita ser golpeada; para qué? para estar en amos lados, el de la víctima y el victimario, y así tratar de aprender de la situación. Llegará el momento en que la vida me pregunte ” ya te hicieron lo mismo que hiciste, si tuvieras la oportunidad de volverlo a hacer, lo harías? Si la respuesta es “Sí”, entonces no has aprendido nada y lo tienes que volver a repetir, en esta o en otra vida, incluso de manera más intensa; si la respuesta es “NO”, entonces ya aprendiste y pasas a lo siguiente; se termina el karma y pareciera que “algo” te hace despertar y salir de esa dañina relación. Eso es el Karma.

Hemos nacido muchas veces y en cada vida sólo hay dos cosas que nos llevamos: 

1) Nuestro aprendizaje, nuestra consciencia.

2) Nuestro Karma, el cual es la carga energética, la consecuencia de nuestras acciones.

Una mujer vino y me contó que desde siempre ha tenido pavor a los gatos, sin saber por qué; se le hizo la sanación de su karma y en ese instante sanó su fobia a los gatos; abrí la puerta, llamé a mis gatos, los cuales pasaron por sus pies y ya no sentía nada hacia ellos, recuerdo que expresó “lo veo y no lo creo”; en otro momento gritaba y corría por la habitación para que no se le acercaran.

Un hombre no podía caminar, se le hacían muchos estudios y no encontraban la causa de su mal, haciendo una consulta de vidas pasadas, aquel hombre se entera que en otra vida fue un guardia, un carcelero que tenía a su cargo varios prisioneros y que para que no se escaparan les rompía las piernas. Podríamos interpretar que el karma le dijo “ahora no vas a poder caminar, para que sientas lo que aquellos hombres sintieron cuando les rompiste las piernas”.

Increíble pero cierto, todos hemos vivido experiencias como consecuencia de nuestro karma. Pero el karma no es malo, no es castigo, es una segunda oportunidad para aprender lo que en un momento no aprendimos. Porque después de todo, estamos aquí para aprender y antes que sanar, tenemos que aprender.

Algunas de nuestras situaciones/enfermedades vienen de origen karmático.

Si hoy en día ya aprendimos, si ya somos más conscientes, entonces hay muchas situaciones por las que no es necesario pasar, precisamente porque ya aprendimos y entonces, estamos listos para sanar el karma.

Cómo sanar karma? hay una forma de sanar el karma de todas nuestras vidas pasadas en 5 minutos. Con una técnica del sistema Sanación del altísimo Dios del universo.

Para qué sanar el karma? para ya no vivir situaciones que ya no son necesarias vivir, precisamente porque ya aprendí. Para ya no nacer con fobias ni enfermedades que fueron originadas donde mi nivel de consciencia era bajo e hice cosas que estoy seguro no volvería a hacer.

Gracias a la sanación del karma nuestro proceso en la tierra se acelerará, como dice la maestra ascendida Kwan Yin sobre a sanación del karma “…los llevará a avanzar de manera vertiginosa por el sendero y la gloria, hacia el ALTISIMO DIOS DEL UNIVERSO”..

Un comentario el “Karma

  1. ingridmcj
    31 enero, 2017

    Hola Iwilberth, muy interesante lo que has compartido, a veces me he preguntado eso si lo que hacemos ahora en esta vida repercutirá en otra vida o si lo que hemos pasado ahora se relaciona con lo que fuimos en el pasado. Y creo que también a alguien le escuche alguna vez que lo que uno no aprende en esta vida, lo aprenderá en la otra y así hasta aprender la lección. Un saludo espero que estés muy bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 26 enero, 2017 por en Sin categoría.

Navegación

A %d blogueros les gusta esto: